Pienso luego sufro: Una explicación de la Meditación

Descartes, al ver que no son fiables las formas de pensar que le fueron enseñadas, se propone el crear la suya propia. Toma una posición escéptica: ya que no se puede fiar de lo que le fue enseñado, ni de sus bases, empieza por dudar de «todo». Esto lo lleva a preguntarse: ¿de qué puedo estar seguro? Se responde que puede estar seguro de que se está preguntando,-de qué puede estar seguro-. Por lo tanto, Descartes está seguro de que piensa, y por lo tanto, existe. Ésta es su metafísica, la base para su razón.

Hace aproximadamente 400 años, Descartes hace una reflexión, de gran vigencia e interés actual.

Con una de las frases más populares de la historia del pensamiento filosófico, Descartes tocó lo que hoy denominamos CONCIENCIA, una manera de  meta-pensamiento, pero inmediatamente después y probablemente por su desasosiego por encontrar la seguridad reduce este gran descubrimiento  e identifica la conciencia de que piensa, con el  PENSAMIENTO mismo, y a su vez reduce el pensamiento a la existencia…

Me gustaría saber si esta conclusión, le dejó tranquilo o  por el contrario le inquietó más, ya que reducir e identificar nuestra  existencia a nuestros pensamientos es una de las claves para la infelicidad y el sufrimiento en la época actual.

Hace 4 siglos el ser humano necesitó encontrar la seguridad en el pensamiento.

La  evolución nos habla de que ahora, el identificarnos con lo que pensamos y sentimos nos lleva a generar sufrimiento e infelicidad, luchas, conflictos, violencia y guerras….en el individuo y en lo colectivo

Antes de la búsqueda de la seguridad, existió la coexistencia en PAZ  con la incertidumbre.

Los animales, no se preocupan por estar seguros (intelectualmente, al menos) se preocupan por la supervivencia, permaneciendo alerta en el momento presente.

Y hacia éste hecho, a permanecer alerta en el momento presente, a estar atentos  a los hechos, a los sucesos, a ser uno con la vida misma que transcurre a cada segundo, se están enfocando muchas de las orientaciones terapéuticas que emergen , mas allá de la moda y el marketing, de una necesidad individual y colectiva.

La capacidad intelectual desarrollada por el ser humano, ha logrado grandes logros, así como grandes tragedias, tantas y hasta tal punto de gravedad estamos llegando que esta comenzando a tomar verdadera importancia, la necesidad de ampliar la conciencia, de un cambio de conciencia que necesariamente ha de trascender el puro racionalismo, el puro mundo de las ideas (que solo son representaciones mentales de la realidad) y de las emociones (provocadas por las ideas).

Se puede fácilmente paladear la “locura colectiva” e individual que vivimos en estos tiempos, y corremos peligro de empeorar si sigue in crescendo el ego-centrismo: (interpretación que la parte racional da a los sucesos de la vida)

Es inminente la necesidad de entrenar la atención en el presente, en los sucesos, en los hechos de la vida, y es necesario entrenar el desarrollo de la conciencia que observa al que piensa y al que siente, al que hace interpretaciones de la realidad, al que la juzga como buena o mala, al que se defiende de las emociones incómodas, es necesario observar desde esta conciencia las creencias que están en la base de nuestros pensamientos y que emociones nos están generando.

 

Laura del Caño. Psicoterapeuta.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *